Fundación

Desde cualquier ángulo que se mire el pasado de nuestro colegio, surge de inmediato la entidad madre, aquella que le dio la vida: el Instituto Pedagógico Técnico -IPT- de la ex Universidad Tecnica del Estado, hoy Usach. en el año 1946.

Fue en la casona de Huérfanos 1540, donde funcionaba el IPT, que surgió la necesidad de ofrecer a los futuros maestros que allí se preparaban la posibilidad de prácticas pedagógicas, en las cuales se pudiesen aplicar los conocimientos teóricos adquiridos en el aula. Así, en 1946, surgieron los cursos anexos al IPT. en el mismo local de Huérfanos

En 1982, ante la inminente desaparición de la entidad, surge como solución el proyecto de traspasar su administración a sus profesores a través de una corporación de derecho privado sin fines de lucro, lo que se concreta con la fundación de la Corporación Metropolitana de Educación. En favor de esta compleja tarea, fue decisiva la intervención del ex profesor de las Escuelas D. Alvaro Arriagada Norambuena.

Desde 1991 dirige el Liceo el Sr. César Nieto de la Fuente. Su administración educacional se ha caracterizado por el logro de niveles de eficiencia interna cada vez más exigentes, expresados en elevadas tasas de aprobación de estudios, bajos niveles de repitencia y nula deserción escolar. Para este efecto, el necesario respaldo de la Corporación ha sido fundamental, pues ella ha proporcionado siempre los recursos para el logro de los objetivos estratégicos formulados por la comunidad licena, ya sea para dotar al Liceo del personal profesional de aula y técnico pedagógico requeridos -evaluadora, orientadores, curriculistas, biblitecaria, técnico en informática, etc-, así como en el mejoramiento notable de la infraestructura y en la incorporación de recursos materiales, especialmente de la informática, para el apoyo de la enseñanza en pos de aprendizajes de calidad y para la ejecución de las tareas administrativas, de modo de que el docente dedique el máximo de su tiempo a actividades propias del proceso educativo.

Así, esta labor ya fue distinguida en 1995 por la Secretaría Ministerial de Educación entre las experiencias más exitosas de mejoramiento educativo desarrolladas en la Región Metropolitana.